Gases de efecto invernadero

Algunos gases de invernadero atmosféricos absorben y reemiten energía infrarroja de la atmósfera a la superficie de la Tierra. Este proceso, el efecto invernadero, hace que la temperatura media de la superficie sea 33 °C mayor de lo que sería en su ausencia. Si no fuera por el efecto invernadero, la temperatura media de la Tierra sería de -18 °C.

La Tierra tiene un efecto invernadero natural debido a las trazas de vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O) que hay en la atmósfera. Estos gases dejan llegar la radiación solar a la superficie terrestre, pero absorben la radiación infrarroja emitida por la Tierra y provocan así el calentamiento de la superficie del planeta. Hay que distinguir entre el efecto invernadero natural y el efecto invernadero reforzado. El efecto invernadero natural está causado por las cantidades naturales de gases de efecto invernadero, y es vital para la vida.

En ausencia del efecto invernadero natural, la superficie de la Tierra sería aproximadamente 33 °C más fría. El efecto invernadero reforzado se refiere al forzamiento radiativo adicional resultante del aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero inducido por las actividades humanas. Los principales gases de efecto invernadero cuyas concentraciones están aumentando son el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), los hidrofluorocarbonos (HFC) y el ozono en la baja atmósfera.

La Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) observa, analiza y publica datos sobre gases de efecto invernadero recogidos por cincuenta países de todo el planeta, desde el Alto Ártico hasta el Polo Sur. Los gases de efecto invernadero vigilados son:

  • Dióxido de carbono (CO2) (incl. Δ14C, δ13C y δ18O en CO2, y proporciones O2/N2)
  • Metano (CH4)
  • Óxido nitroso (N2O)
  • Halocarbonos y SF6
  • Hidrógeno molecular (H2)

Los datos son recopilados y distribuidos por el Centro Mundial de Datos sobre Gases de Efecto Invernadero (WDCGG) de la Agencia Meteorológica de Japón. El Grupo de Asesoramiento Científico sobre Gases de Efecto Invernadero (SAG-GHG) de la VAG asesora sobre el desarrollo del programa. La VAG publica anualmente el Boletín de Gases de Efecto Invernadero, que informa sobre las últimas tendencias y cargas atmosféricas de los gases de efecto invernadero más influyentes y de larga vida, el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O), así como un resumen de las contribuciones de los gases de menor importancia.

Desarrollo del concepto

En la actualidad, la mayor parte de la vigilancia de los GEI que se lleva a cabo en el mundo depende en gran medida de la capacidad y la financiación de la investigación. La naturaleza intermitente de la mayoría de los fondos de investigación y los procesos competitivos utilizados para su asignación dificultan la realización de un seguimiento mundial sostenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *